Ley de atracción. Cómo funciona y lo que no sabías de “El secreto”
Ley de atracción

Ley de atracción. Cómo funciona y lo que no sabías de “El secreto”

Activa la energía del universo, y usa la magia natural para atraer lo que necesitas y deseas. La ley de la atracción universal, también conocida como “El secreto” (por el libro titulado bajo ese nombre, The secret, de la autora Rhonda Byrne, mismo que fue Best Seller y que llevó a la versión cinematográfica y documental de EL SECRETO) ha sido un fenómeno mundial por otorgarle a los practicantes y creyentes de tal principio un vehículo metafísico para la realización de sus deseos. El poder del pensamiento y de la mente para atraer lo que queremos es lo más importante en la Ley de la atracción que es, a su vez, una ley de la naturaleza. “Es tan imparcial e impersonal como la ley de la gravedad. Es precisa y exacta”. Todo lo que tenemos en la vida lo hemos atraído. Según el libro de Byrne, la experiencia de nuestra vida está en nuestras manos y podemos recibir sólo cosas buenas por así creerlo. Podemos elegir lo que queremos que se materialice y ello se convertirá en realidad. Todo se invoca continuamente con los pensamientos. Revela secretos y atajos para conseguirlo y eso te lo resumimos en este artículo.

El principio de la ley de atracción es simple, aunque difícil de llevar a la práctica: uno obtiene lo que cree. Las implicaciones son absolutamente aterradoras y esperanzadoras al mismo tiempo, porque significa que uno vive y tiene en el presente lo que ha pedido en el pasado y, de la misma forma, obtendrá en el futuro lo que pida en el presente. En este punto, la gente se podría mostrar incrédula y podría argumentar: “es que yo no he pedido tal o cual desgracia, o tal cual enfermedad”, pero cuando uno se vuelve responsable de sus pensamientos, entiende que esto es innegable y que, como decía Henry Ford, “tanto el que piensa bien como el que piensa mal, tiene toda la razón”. El problema y la magia de la atracción radica, al mismo tiempo, en el increíble poder de la mente, y esto no significa que todos seamos magos o hechiceros, pero sí que con un pensamiento bien enfocado podemos atraer lo que queremos a nuestras vidas.

La mente y el pensamiento trabaja en muchos niveles, siendo como un gran iceberg que sólo muestra sobre la superficie un pequeño porcentaje de su volumen total. De la misma forma, nuestra mente consciente es sólo una pequeña parte, siendo la mente inconsciente lo que alberga todas nuestras creencias profundas, nuestros miedos, nuestras esperanzas, nuestra educación, nuestros valores y principios. La ley de la atracción nos enseña a ir explorando esa mente inconsciente y a volvernos responsables de nuestros pensamientos diarios y a decretar lo que queremos para nosotros. En el proceso, aprendemos a dejar de culpar a otros por las cosas malas que nos ocurren y a asimilar que nuestros triunfos y logros son también producto de nuestro pensamiento diario y no sólo de la suerte. Las leyes de atracción van mucho más allá.

ley de atracción

Ley de atracción, cómo aplicarla

La ley de la atracción tiene una metodología que consiste en ese gran secreto que los grandes iniciados aplicaron en el pasado y que ahora está al alcance de todo aquel que desee ponerla en práctica. Se trata de unos pasos muy simples:

Puntos clave para que la Ley de atracción se logre

  1. Tener claro lo que se desea. Diferenciar de lo que no se desea. Es decir: pensar en positivo y enfocarse sólo en lo que en realidad se busca. Por ejemplo, si uno quiere curarse de alguna enfermedad no debe pensar en la enfermedad, sino en la salud porque eso es lo que se persigue. El pensamiento debería ser: “deseo estar sano”, y no: “no deseo estar enfermo”. La mente inconsciente no reconoce la negación y todo lo da por hecho. Cuando uno dice: “no deseo estar enfermo”, la mente inconsciente sólo reconoce el concepto de “enfermedad”, dejando a un lado la negación que es una construcción de la mente consciente. Por eso es importante pensar siempre en positivo.
  2. Decretar en tiempo presente, como si lo que deseamos ya estuviera en nuestro poder. Ejemplo: si lo que deseo es conseguir un ascenso en el trabajo, mi decreto debe ser: “tengo un puesto mejor que el anterior”; esto de nuevo porque la mente inconsciente no diferencia el concepto del tiempo y si nuestro pensamiento se construye en futuro, siempre permanecerá ahí y nunca se realizará. Aplicando el ejemplo del punto anterior, si lo que deseamos es estar sanos, ya sabemos que debemos pensar en salud y no enfermedad, pero eso no basta, sino que debemos pensarlo en tiempo presente y decir: “estoy sano” y no “estaré sano”.
  3. Visualizar lo que se desea. La mente inconsciente trabaja a partir de imágenes que extrae de la realidad. Es como los sueños en donde las imágenes son reminiscencias de nuestro período de vigilia; la mente filtra y recicla imágenes todo el tiempo y, al igual que en lo sueños, la mente inconsciente no distingue entre experiencia real o imaginación; para el inconsciente, todo es real. Por eso, si queremos algo tenemos que visualizarlo; es decir, darle a la mente material con que trabajar para convertirlo en una experiencia real. Tenemos que imaginar cuanto más podamos. Si lo que queremos es un automóvil, tenemos que imaginarlo tan detalladamente como podamos: color, tamaño, características externas e internas, olor, placa, etc.
  4. Polvos mágicos emocionales. Es decir, agregar a la fórmula un estado emocional como si ya hubiéramos conseguido lo que queremos. Este paso potencializa todo y le otorga el pensamiento un sentimiento de realidad. Hace que nuestra mente comience a vibrar en la sintonía correcta y ubica nuestro pensamiento futuro en el presente. Es como viajar en el tiempo, llevando nuestra mente a ese instante en el que vemos de frente lo que queremos y que está en el futuro. Es una manera de hackear la mente inconsciente para liberar su potencial creador.
  5. El paso más importante y en donde la mayoría falla: Dejar ir. Una vez que ya se ha hecho el recorrido, que ya sabemos lo que queremos (diferenciando de lo que no queremos), que lo pensamos en positivo, en presente, que lo visualizamos tan nítidamente como podamos y que le hemos echado los polvos mágicos emocionales, tenemos que soltarlo y no volver a pensar en ello, porque lo que hemos creado es una gran bola de nieve y ahora hay que empujarla para que siga su curso; de lo contrario, sólo seguirá creciendo y creciendo la bola, pero nunca se liberará, o en este caso, nunca se cumplirá lo que queremos porque seguimos almacenando esa energía, en lugar de liberarla. Aquí es cuando hay que dejar que El Universo haga su trabajo. Nuestra labor es saber qué queremos y crear las condiciones para que eso exista, pero no está en nosotros el “cómo” conseguirlo; eso es trabajo del Universo y hay que permitir que la visión general de todas las cosas acomode las piezas a nuestro favor y para ello es muy importante dejar de pensar en ello y confiar en que sucederá.

EL SECRETO RHONDA BYRNE

Los poderosos procesos de la Gratitud.

AGRADECER. Dar por hecho que lo deseado llegará y sucederá, y hacerlo con infinito agradecimiento a Dios y al Universo, para que nos sea concedido. Además, estar agradecido con lo que YA tenemos actualmente.
Dicen los chinos: “Ten cuidado con lo que deseas, porque se hace realidad”. Enfócate en la prosperidad.

La revelación de “El secreto” o “El secreto de la ley de atracción” tuvo gran auge como ya se comentó arriba, hace poco más de unos 10 años, cuando salió a la luz el libro de Rhonda. Mucha gente se conectó con El Secreto Revelado, el Simplificado, con el apartado de cómo utilizar El Secreto, al entender los procesos poderosos y su relación en nuestra vida con el dinero, las relaciones (el amor incluido obviamente) la salud, el mundo y con uno mismo; El secreto y la vida, ha sido desde entonces, entendido más claramente para todos, por las leyes universales que nos rigen más allá de las materiales, y todo se reduce a una palabra: Pensamiento (el poder del pensamiento y de la mente, para atraer). Por ejemplo, para que las relaciones con los demás funcionen, tenemos que enfocarnos en lo que apreciamos de las otras personas, no en lo que no nos gusta. “Cuando nos quejamos de esas cosas, sólo conseguimos más de lo mismo”.

Lo mismo sucede con la salud. Si tienes una enfermedad, así sea grave, el poder del pensamiento podría curarla si aplicas la Ley de la atracción. Las células de nuestro cuerpo se renuevan y son sustituidas cada día; algunas partes tardan más que otras, pero una enfermedad o proceso degenerativo, aunque haya sido albergado en nuestro cuerpo durante años, puede estar siendo retenido por el pensamiento. Los pensamientos de buena salud, contrarrestarían lo que tal vez, en gran medida, nosotros mismos nos hemos provocado. Según Michael Bernard Beckwith debemos aprender a estar inmóviles y a apartar la atención de lo que no queremos y de su carga emocional, para poner atención en lo que sí queremos experimentar. “La energía fluye donde va la atención”.

 

El pizarrón de los deseos

El pizarrón de los deseos o “Corcho de los deseos”. Elaborarlo es sencillo; se trata de recortar y pegar (o clavar en el corcho) imágenes de revistas, todo lo que imaginamos y deseamos. Imágenes clave que hagan un Collage de los deseos.  Todo lo que pensamos y queremos tener en el futuro, lo hacemos presente en este mosaico (tanto lo material como lo que sea de otros planos). Visualizarlo. También ayuda hacer una lista de deseos y/o propósitos y tenerla a la vista siempre (en el cuarto, por ejemplo).

Debes manifestar todo lo que te gustaría tener del catálogo del Universo. No importa que te parezca lejano, increíble o inalcanzable. Debes arriesgarte para poder llegar lejos y alcanzar el universo de la abundancia. Pide, que se te concederá.

Lo mismo sucede, a través de la poderosa ley que atrae, con el cheque de la abundancia o cheque millonario, que es un ritual mágico donde se hace la petición de la prosperidad y abundancia (dinero / fortuna económica) al Universo y es muy eficaz. Da cick en el enlace anterior (subrayado) para aplicarlo.

Resumen del secreto de la Ley de Atracción: 

  • A lo que te resistes es lo que atraes porque te enfocas en ello con la emoción. Emite una nueva señal con nuevos pensamientos y sentimientos del futuro que deseas tener.
  • No podemos ayudar al mundo si nos enfocamos en lo negativo. Eso solo lo amplía y atrae más cosas negativas.
  • Pon atención y energía en el amor, la confianza y la abundancia.
  • Nunca se acaban las cosas buenas PORQUE HAY DE SOBRA PARA TODOS. “La vida es abundancia”.
  • Tú tienes el poder de conectar con la reserva ilimitada por medio de tus pensamientos y sentimientos, para así atraer lo que deseas a tu vida.
  • Agradece, alaba y bendice todo en este mundo; así disolverás la discordia y la negatividad y sintonizarás con la frecuencia más alta del amor.
Ley de atracción Einstein

Ley de atracción Einstein

Cuando te sientes bien es porque hay pensamientos positivos y emites una poderosa frecuencia que atrae las cosas buenas. Tus pensamientos son causa primera de todas las cosas. Es importante mantener los pensamientos positivos por un tiempo pues estos se transmiten al Universo y se adhieren magnéticamente a la llamada frecuencia de lo semejante; en segundos, la lectura de esa frecuencia se descifra a través de los sentimientos; es decir que el Universo se comunica con cada uno de nosotros a través de los sentimientos para decirnos en qué frecuencia nos encontramos.

Más que una creencia, la Ley de Atracción es el Secreto. Tus pensamientos constituyen una forma de energía, que vibra a una velocidad en función del nivel de tus deseos y son unidades energéticas que devuelven (el Universo) a la persona una onda energética similar a la emitida. Por causa y efecto, una energía emitida atraerá otra energía idéntica a la proyectada. ¿Estás listo para aplicarla?

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”. Buda.

Así sea. Namaste. Gracias por comentar y compartir.

Comparte:
Facebooktwittergoogle_plus


Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Ir a la portada del sitio (Inicio)